Gestión Emocional,  Psicoterapia en Barcelona,  Psicoterapia online

Pensamiento en bucle y Ansiedad

 

Prisionerx de mis pensamientos:

Espacio seguro
La psicoterapia como estrategia de gestión para los pensamientos repetitivos como resultado de estados ansiosos

La psicoterapia como estrategia de gestión de pensamientos repetitivos

 

En momentos de tensión y estrés hay personas que llegan a experimentar diferentes niveles de ansiedad. La ansiedad es un sentimiento de intranquilidad, inquietud y malestar que es natural en situaciones sorpresivas y amenazantes.

 

El problema con la ansiedad es que cuando se “cronifica” resulta agotadora y profundamente molesta para la persona que lo siente. Es por lo que dependiendo de la intensidad y de su manifestación, la persona puede sentirse más o menos incapacitada.

 

Una de las manifestaciones de ansiedad más común, tiene que ver con la persistencia de algunos pensamientos o contenido mental. Muchas personas lo expresan como dificultad para concentrarse, poder pensar en otras cosas o incluso llegar a distraerse.

 

Cuando hablamos de este tipo de pensamientos circulares, no tienen por que ser patológicos ni invalidantes. A veces resultan molestos y extenuantes.

 

Pensar ¨demasiado” o tener pensamientos en bucle es también algo natural y que probablemente es transitorio.

 

Cuando alguien busca ayuda, la psicoterapia es un recurso valioso para encontrar bienestar. El objetivo está en poder gestionarlo, integrar emociones y poder aceptar que la situación, aunque puede llegar a no ser cómoda, no tiene por qué ser perpetua.

 

La psicoterapia como estrategia está en contra de la filosofía en la que “considerar que todo aquello que genere malestar o nos produzca dolor ha de ser rápidamente erradicado o eliminado a través de todos los medios disponibles; especialmente, enfatizando el empleo de estrategias o técnicas de control (tales como la eliminación, supresión, evitación, sustitución, etc.) de los eventos privados. Como resultado de ello, una persona puede generar un patrón rígido de actuación centrado básica y exclusivamente en la continua evitación de sus eventos privados, limitando drásticamente su vida con ello (2).

 

La psicoterapia va de ganar más alternativas de respuesta.

 

¿Qué hacer cuando esto ocurre?

 

Aunque cada persona es diferente, lo cierto es que los pensamientos en espiral o recurrentes, aquellos que ocupan espacio mental dificultando que haya recursos disponibles para otros temas, es algo común y suele ser síntoma de ansiedad (no sana).

 

Poder relativizar es algo que es efectivo e importante como resultado de una decisión en la que la propia persona otorga menos importancia a aquello que ha tenido el protagonismo en el mundo de las ideas.

 

Ojalá hubiese una receta específica para llegar a relativizar, lo cierto es que no la hay. ¿Entonces, qué puedo hacer? La psicoterapia ofrece un espacio en que las personas llegan a experimentar:

 

  • Libertad para expresar lo que ocurre sin temor a ser juzgadxs
  • Un vínculo seguro, en el que llegado el momento puede mostrarse la vulnerabilidad propia
  • Alivio al comunicar aquello que puede ser avergonzante e invalidador
  • En compañía de un profesional, incorporar nuevos elementos cognitivos que ayuden a la gestión mental
  • Flexibilidad, para consigo y para afrontar aquello que le ocurre

 

Es normal, a momentos, que las personas que acuden a psicoterapia puedan sentirse frustradas al no encontrar resultados inmediatos. Los cierto es que la evidencia muestra lo importante que es mantener un enfoque claro y poder adaptar e integrar las técnicas de intervención a las personas, teniendo en cuenta que no todas las personas son constantes, y ciertamente, no todas las personas tienen el mismo nivel de motivación (1) .

 

La mejoría llega cuando se está en la disposición (por parte de la persona) de integrar aquello que se va aprendiendo sobre si mismx en psicoterapia, cuando se integra lo emocional con cognitivo y poco a poco se incorporan nuevos elementos cognitivos.

 

Echeburúa, E., & Corral, P. D. (2001). Eficacia de las terapias psicológicas: de la investigación a la práctica clínicaRevista Internacional de Psicología clínica y de la salud1(1), 181-204.

 

Mañas, I. (2007). Nuevas terapias psicológicas: La tercera ola de terapias de conducta o terapias de tercera generación. Gaceta de psicología, 40(1), 26-34.

 

 

Alejandro Noriega de Jesús

Psicólogo. Psicoterapia en Barcelona


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.