Adicción

Señales que indican que el consumo se ha convertido en un problema

¿Cuándo la bebida es un problema?
¿Cuando el consumo se convierte en un problema?, es una interrogante compleja de responder

¿Cómo saber cuando el consumo de alcohol, cocaína, marihuana y otras sustancias resulta problemático?

La respuesta a esta interrogante no es única ni cuanto menos sencilla. En la historia de la humanidad, los momentos trascendentales siempre han estado relacionados con el consumo de alcohol, drogas y otras sustancias que pueden alterar la percepción y el estado de ánimo.

Bien sea en celebraciones o pérdidas, muchas personas recurrían a estas sustancias para lidiar con las emociones (agradables o no) que naturalmente producen estos eventos: existe documentación diversas épocas en la que esto puede constatarse, solo basta con leer algún texto antiguo para recabar información al respecto.

En la actualidad no hay mucha diferencia. Basta con ir a hacer la compra, salir a comer fuera o ir a una fiesta y detenerse un momento a observar la cantidad de productos alcohólicos que hay disponibles; al salir por la noche al centro de la ciudad, tampoco hay que hacer nada especial para escuchar cómo te ofrecen cervezas, marihuana y hachís; al salir a una discoteca, en ocasiones se organizan encuentros en los que se involucran drogas y sexo.

 

Consumo y adicción
Señales para identificar si una persona puede tener un consumo de sustancias abusivo

El problema no es moral. No se trata de que sea o malo o bueno. Sería una aproximación muy reduccionista a un tema muy complejo. Lo importante es el efecto que estas conductas tienen en cada persona. Entonces, ¿cómo saber cuando el consumo de alcohol, cocaína, marihuana y otras sustancias resulta problemático?

 

Algunos famosos como Brad Pitt o Anthony Hopkins hablan de sus problemas con el consumo de alcohol en una entrevista recogida por el diario el país en diciembre de 2019. Si quieres leer la entrevista, puedes visitar el artículo completo en el siguiente enlace El Pais

 

Hay elementos que pueden ser útiles a la hora de abordar y comprender la magnitud de este comportamiento en cada persona:

 

  1. La persona deja de hacer actividades que solía hacer por estar en un sitio en el que pueda consumir o porque está de resaca. Por ejemplo, no ir un día a trabajar, dejar de salir con los amigos, etc. El consumo se convierte en una parte muy importante de la vida de la persona.
  2. Hay pocos recuerdos recientes de momentos de disfrute sin consumo. Los momentos en los que hay mayor cantidad de asociaciones positivas se relacionan con bebidas, fiestas o sesiones prolongadas de sexo.
  3. Los amigos con los que se pasa más tiempo son personas con las que puede consumir sin problemas ni señalamientos.
  4. Descuida conductas de autocuidado. Puede haber gastos de dinero exagerados y descontrolados.
  5. La persona está baja de ánimo y con ansiedad la mayor parte del tiempo salvo cuando está haciendo cosas relacionadas con el consumo.
  6. Hay conductas extrañas y que no suelen ser habituales en la persona. Al principio pueden darse explicaciones para intentar cubrir aquello que les resulta extraño a las personas de su alrededor.
  7. Cualquier intento de conversación sobre el consumo, por pequeña que sea, se convierte fácilmente en una discusión y se vive como un ataque. Es algo común que la persona afectada por un consumo perjudicial termine haciendo sentir culpable a quien le pregunta por ello.

 

Cada uno es diferente y esto no es una lista rígida y mucho menos una verdad absoluta. La intención de este artículo es poder proveer elementos observables que puedan serte útiles a la hora de identificar si alguien cercano a ti pudiera tener dificultades con el consumo.

 

Si quieres más información puedes hacer click aquí

 

Alejandro Noriega de Jesús

Psicología y Psicoterapia

 

 

 

3 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat