Adicción,  Mindfulness

Adicción, ansiedad de consumo y mindfulness

¿Qué relación hay entre la adicción, la ansiedad de consumo y el mindfulness?

Recientemente he participado por 5to año consecutivo como profesor del módulo de adicciones del curso de postgrado de mindfulness y psicoterapia, en la Universidad de Barcelona.

Para preparar la clase acostumbro a buscar nuevas investigaciones, bibliografía y sobre todo, revisar qué se hace en la práctica clínica.

Me encuentro con una dificultad bastante común en el gremio de la psicología y sobre todo aquellos psicólogos que somos psicoterapeutas. El prejuicio con relación con el modelo teórico utilizado para la intervención.

Es común a momentos criticar lo desconocido: juzgar y expresar, casi en tono de proclama, que una cosa está mal, que otra no es lo más conveniente, etc.

Particularmente considero más productivo dejar de “encontrar el modelo único” de tratamiento y centrarse más en cuan formadas están las personas que facilitan psicoterapia, si tienen supervisión y un espacio de trabajo personal.

Estoy de acuerdo en que no todo va bien y que más allá de una técnica con un fin, hay que pensar en la persona a la que acompañamos. Es lo más importante en una práctica ética y responsable.

Así empecé el seminario sobre adicciones y psicoterapia en las instalaciones de IL3, que estaba destinado a darse el segundo fin de semana del mes de marzo de 2020, y que por razones ajenas a mi voluntad y a la de los estudiantes, tuvo que suspenderse a las 2 horas de haber empezado (pero esa es otra historia).

La realidad es que de nada sirven los años de estudio, formación reglada y supervisada, si no aceptamos que no todas las fórmulas, ni métodos valen para tod@s.

Lo más importante es respetar el ritmo de la persona y acompañarle a poder transitar aquello que trae a terapia respetando sus necesidades, sin dejar de promover la búsqueda del bienestar y la salud.

Desde hace varios años me dedico a acompañar a personas con dificultades en la gestión emocional y con problemas de adicciones. El uso de mindfulness en psicoterapia es una forma respetuosa de abrir un espacio de gestión adulta de lo que ocurre.

Aquello que han hecho los monjes budistas desde hace años, que posteriormente se llamó mindfulness, tiene que ver con entrenar la capacidad de atención al momento presente, cultivando un “yo” observador, que sin juzgar, atiende a lo que ocurre en el presente.

Es decir, fomenta la aceptación de lo que ocurre en el mundo interno sin valorar si es algo bueno o malo, si está bien o mal.

Hay muchísimas investigaciones sobre los beneficios del mindfulness y también existen montón de críticas sobre lo poco riguroso del método de investigación, de la ambigüedad en los conceptos, etc. En cualquier caso, como en cualquier otro acampo, hay partidarios y detractores.

 

¿Por qué promuevo la práctica del mindfulness en personas con problemas de dependencia o adicción?

  1. Las adicciones, caracterizadas en una buena parte por conductas compulsivas y desadaptativas, están inmersas en malestar emocional. Las personas que las padecen conviven con culpa y ansiedad de forma muy intensa.
  2. Previo al consumo, hay una fase de ansiedad de consumo, en la que el miedo a que algo malo o terrible ocurra, la cantidad de pensamientos parásitos, obsesivos, en bucle y a momentos distorsionados sumados a las ganas de escapar del malestar, ocasionan un estado de hiperactivación y alerta que usualmente acaba en la repetición de la conducta problemática.  Todo el tiempo que se invierta en reducir esa activación a través de la respiración y entrenamiento de la atención (mindfulness), ayuda a que aumenten las probabilidades de ponerse a salvo o activar otros recursos para no consumir.
  3. Por si sola esta práctica no solucionará todo el problema, pero ayuda, fomenta y promueve la compasión, además de la propia aceptación incondicional.

Las curas milagrosas no se si ocurran; yo prefiero y recomiendo los procesos de psicoterapia en los que las personas se responsabilizan de lo que ocurre, están dispuestas a encontrar formas más sanas de gestión y permiten ser acompañadas por profesionales éticos y responsables.

La psicoterapia de la mano de un profesional, propone intervenciones que no representan un peligro para la persona que pide ayuda y sobre todo, que no retraumatizan en la experiencia. Ser cuidadoso con las personas, es una responsabilidad inherente a la profesión.

La relación entre la adicción, la ansiedad de consumo y el mindfulness se resume en que es una herramienta más en el trabajo con las adicciones y su uso, resulta útil y beneficioso para las personas que lo practican. Si tienes curiosidad sobre este tema y quieres revisar otros enlaces, puedes hacer click aquí

 

Alejandro Noriega de Jesús

Psicólogo y Psicoterapeuta.

Si quieres más información al respecto puedes hacer click aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat