Autoestima,  Sexualidad

¿Qué son las terapias de conversión sexual?

¿Qué es la terapia de reconversión de la orientación sexual? Recientemente leí la noticia sobre la intrusión de publicidad de terapias o “pseudoterapias” de conversión de la orientación sexual. Explicaban que una persona, a través de un mensaje descalificador y ofensivo, ofrecía sus servicios para dejar de ser homosexual en una aplicación para ligar típicamente usada por hombres de la comunidad LGTBIQ+.

Publicidad en red social para captar personas
Captura de pantalla de mensaje publicitario para captar personas para terapia de reconversión

Aunque esta persona ha sido multada y obligada a cambiar estos servicios, ha encontrado otra manera de ofrecer su acompañamiento como “coach” a personas que pueden estar desorientadas o confundidas en relación con su identidad. La intención de este artículo es proveer de información sobre en qué consisten estas terapias y cuáles pueden ser sus posibles consecuencias.

¿En qué consisten las terapias de conversión o reconversión?

Las terapias de conversión sexual son pseudoterapias dirigidas a personas homosexuales que desean, por diversas razones, ser heterosexuales. Usualmente las personas que las ofrecen se aprovechan de momentos de vulnerabilidad, confusión y dolor para mostrar una alternativa al sufrimiento que se siente.

Uno de los problemas radica en que se envía un mensaje muy potente sobre la homosexualidad como una enfermedad o algo que está mal. Y hay que tener en cuenta que, desde hace más de 40 años, la Organización Mundial de la Salud (OMS)

considera que no es una enfermedad. Los avances en este campo continúan y, hace poco más de un año, ocurrió lo mismo con la transexualidad. La información veraz y adecuada es una forma eficaz de combatir la ignorancia.

¿Qué técnicas se usan en las terapias de reconversión?

Hay gran variedad de técnicas que usan los pseudoterapeutas para tratar esto, técnicas válidas y que, en un contexto sano y conducido por profesionales formados y cualificados, pueden ser positivas para otros propósitos terapéuticos.

Con frecuencia, empiezan usando el efecto del grupo y el sentimiento de pertenencia al grupo como un fuerte reforzante de conductas esperadas o conductas objetivo. Por ejemplo, cuando se empiezan a verbalizar conductas heterosexuales, el grupo te alaba y reconoce, mientras que, si no lo haces, no recibes reconocimiento.

Usan psicodrama, que consiste en representar con actores (usualmente otros participantes) escenas que, dependiendo de su contenido, serán reforzadas o castigadas. También usan la exposición repetida a estímulos para anular el impacto previo y positivo en la vida de las personas: a través de repetidas exposiciones fuera de un contexto habitual, se busca anular efectos previamente placenteros.

Pueden buscar traumas o situaciones emocionalmente complejas para “encontrar” el origen del problema. Suelen enfocarse en problemas familiares, situaciones de bullying o experiencias sexuales previas para identificar el posible inicio de la conducta homosexual.

Efectos en las personas que se someten a estos “tratamientos”:

· Reforzar la creencia errónea de sentir que están enfermos o que algo malo les ocurre.

· Clasificar los sentimientos como masculinos o femeninos. Ni los sentimientos ni las sensaciones tienen género. Se tiende a confundir a la orientación o identidad sexuales con conductas machistas o heteronormativas, como, por ejemplo, pensar que es innato que un hombre pueda decir que otro hombre es guapo o que una mujer debe encargarse de la crianza de los hijos porque es su deber hacerlo.

· Sentir que las relaciones sexuales esporádicas y fuera del matrimonio son malas. Cada persona debe ser libre para vivir su sexualidad de forma adulta y responsable tomando decisiones en base a información adecuada. No eres mejor ni peor persona por la cantidad de compañer@s sexuales que tengas.

· Confundir religión con normas sociales estrictas. La dimensión espiritual es inherente al ser humano y, como tal, cada persona decide en base a sus creencias cómo actuar, sabiendo que, a su vez, no todas las personas somos iguales y podemos decidir por nosotros mismos nuestras creencias.

· Ansiedad y sentimientos de inadecuación y culpa por ser quien se es.

En el caso particular de la persona que ofrecía estos servicios, la comunidad autónoma en la que reside la ha multado con 20.000 € por prácticas no permitidas. En su página web anuncia que, gracias a colaboración de donantes, recabó la cantidad de dinero para pagar la multa. A fecha de hoy (meses después), sigue estando publicado el anuncio que pide contribuciones para pagar la cantidad de dinero impuesta por la sanción.

Es muy importante saber que solo profesionales acreditados, formados y que no ofrecen servicios para cambiar tu esencia u orientación sexual pueden acompañarte a encontrar soluciones saludables a lo que te ocurra, respetando tus decisiones y tu ser de forma integral. Las terapias de reconversión no son sanas. La psicoterapia es un espacio sano y que busca bienestar, no que dejes de ser quien eres.

Alejandro Noriega de Jesús.

Psicólogo y psicoterapeuta.

¿Quieres leer una historia sobre lo que se plantea en líneas superiores? Mira el siguiente enlace haciendo click aquí


Si quieres obtener información sobre una forma respetuosa de acompañarte, visita el enlace con la información sobre el grupo terapéutico que tenemos  haciendo click aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat